Educ-at

Metodo TDAH

Acoso escolar

¿Qué es? · Tipos · ¿Cómo prevenirlo? · ¿Cómo intervenir? · Luchar contra el acoso · Servicios

 

 

¿QUÉ ES?


El acoso escolar o “bullying” es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto en el aula, como a través de las redes sociales, con el nombre específico de ciberacoso o “ciberbullying”.

No todos los conflictos escolares constituyen malos tratos; aunque si pueden estar dando señales de un posible caso de acoso. Para que exista acoso escolar debe ser una acción reiterada, con clara intención de hacer daño y con un claro desequilibrio de fuerzas. Entre las diversas manifestaciones del acoso, encontramos:

Físico: empujones, patadas, puñetazos, agresiones con objetos.
Verbal: insultos, motes, menosprecios en público, resaltar defectos físicos o de acción.
Psicológico: acciones encaminadas a minar la autoestima del individuo y fomentar su sensación de inseguridad y temor.
Social: aislar al niño respecto del grupo, soledad, marginación.

Este tipo de violencia afecta negativamente al niño en todas sus áreas, tanto en la salud física y psicológica, como en su autoestima, su estado anímico y en el rendimiento académico. A mayor duración, intensidad y frecuencia de la situación mayores serán la repercusiones en el niño o adolescente.

El mayor problema que generalmente nos encontramos es la dificultad para detectarlo. La victimización no es un proceso que pase de 0 a 100. Empieza con agresiones e intimidaciones que el agredido deja sin una respuesta adecuada y que hacen que los agresores aumenten la intensidad del acoso. Puede comenzar con insultos, motes dañinos, hablar mal del niño y volver a otros compañeros en su contra sembrando rumores malintencionados sobre él.

El objetivo que persiguen aquellas que llevan a cabo dichas conductas es generar en el otro niño miedo a las agresiones, a las burlas, a que se cuente algo negativo sobre él. También, el acoso escolar se puede manifestar con agresión física: darle collejas o ponerle la zancadilla, empujarle o robarle, esconderle o quitarle sus pertenencias.


¿CUÁNDO SOSPECHAR QUE PUEDE ESTAR SUFRIENDO ACOSO ESCOLAR?


Existen algunas señales que nos indican que algo puede estar yendo mal en la vida del niño o adolescente, siendo una posible causa un caso de acoso escolar:

  • Queda aislado o con escasa sociabilidad (no se le invitan a cumpleaños o evita acudir a ellos)
  • Cambios de comportamiento repentinos e injustificados (mayores rabietas, está más irritable o agresivo)
  • Bajón en el rendimiento escolar.
  • Rumores que nos llegan a nuestros oídos
  • Manifiesta tristeza, miedos o dolores inexplicables
  • Se resiste a ir al colegio
  • Pérdida constante del material o llega con ellos continuamente rotos

 

¿POR QUÉ SUCEDE EL ACOSO ESCOLAR?

El maltrato entre iguales en la escuela es un fenómeno social complejo y multicausal. La mayoría alumnos han tenido o tienen, de alguna manera, contacto con la violencia entre iguales participando en, al menos, uno de los papeles: víctima, agresor o espectador.

Habría que buscar el origen en las características personales de la víctima y el agresor y en los factores y elementos de riesgo de su entorno (familia y colegio).

Se puede dar el caso de que la ausencia en clase (o, en general, en el centro educativo) de un clima adecuado de convivencia pueda favorecer la aparición del acoso escolar. La responsabilidad al respecto oscila entre la figura de unos profesores que no han recibido una formación específica en cuestiones de intermediación en situaciones escolares conflictiva, y la disminución de su perfil de autoridad dentro de la sociedad actual.

Además debemos tener en cuenta tres puntos importantes:

  • - Cualquiera puede ser víctima de acoso.
  • - No se puede hablar de perfiles de acosadores ni de acosados. Ni los primeros son los típicos ‘malotes’, ni los segundos tienen por qué ser especiales.
  • - Cualquier pretexto es suficiente para convertir a un menor en víctima. La diferencia es muchas veces la excusa.